Rendimos nuestro homenaje a Camilo

Tragedia

Jugaba con sus ilusiones de niño. En su bici y su amigo contagiaba la alegría en su andar. No es que lo conocía pero es lo que trasmitía su rostro, su amigo cuando en su llanto lo vio ahí, sin vida.

No valía de consuelo, hasta que una señora que allí cruzó, y fue quien le dio su apoyo, un abrazo para poder derramar lágrimas al veer esa persona, que no volverá jamás.

Mi repudio a estos rapiñeros o rapiñero que por tan poca cosa, le dio las herramientas a Camilo; entre el miedo, la inseguridad, lo llevó a un destino doloroso, como es la muerte.

Mi solidaridad con la familia, sus parientes y vecinos, y con todos aquellos que sufrieron ante este hecho infortunio.

Las palabras no sirven de Consuelo pero solo queda decir que lamento mucho lo sucedido, que duele estas injusticias a un niño, a un adolescente, QPD Camilo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *